La anorexia nerviosa es un trastorno alimentario obsesivo-compulsivo que siempre se ha asociado con ansiedad y depresión. Sin embargo, las nuevas investigaciones genéticas sugieren que hay además factores metabólicos específicos.

Anorexia nerviosa. Una enfermedad devastadora.

La anorexia nerviosa es uno de los problemas psiquiátricos más letales. Afecta a 1-4% de las mujeres y un 0,3% de  los hombres. Las personas afectadas pierden peso hasta poner en riesgo su salud y tienen una visión distorsionada de su cuerpo. Suelen estar aterrorizados al pensar siquiera en aumentar de peso. Para mantenerse extremadamente delgados, algunos se impiden el alimento mientras que otros hacen ejercicio físico para quemar de manera compulsiva las calorías que ingieren.

También se acompaña de estrategias para eliminar más peso como el uso abusivo de laxantes y diuréticos. También se puede llegar a la autolesión e inducción de hemorragias.

Para el tratamiento de la anorexia se suelen combinar terapias psicológicas como la terapia de comportamiento cognitivo y programas de apoyo familiar para devolverles a un peso aconsejable. Sin embargo, estas terapias no son siempre exitosas.

De manera tradicional, los profesionales han considerado el ambiente familiar como un factor de riesgo. Por ejemplo, excesiva autoexigencia, perfeccionismo o exceso de responsabilidad. Sin embargo, estos factores no son siempre causa sino más bien consecuencia.

Las nuevas investigaciones apuntan a que sea una combinación de factores genéticos y ambientales.

Alteraciones metabólicas en la anorexia

Un nuevo estudio de investigación en el que se analizaron los genes de 17.000 personas y se compararon con un grupo control de 55.000 voluntarios ha conseguido interesantes hallazgos respecto a esta enfermedad. En el estudio se detectaron ocho genes asociados con ansiedad, depresión y trastorno obsesivo-compulsivo que estarían asociados con la anorexia.

Pero lo más interesante fue encontrar que había además otros problemas asociados con el metabolismo de las personas anoréxicas. Encontraron que había genes en la anorexia asociados a un mayor metabolismo de la grasa, actividad física y resistencia a la diabetes tipo II.

Los investigadores sugieren que estos resultados sugieren que el tratamiento de la anorexia no sea únicamente a través de un abordaje psiquiátrico o psicológico. Como terapia complementaria sería necesario analizar el metabolismo de estas personas.

La anorexia está dejando de ser únicamente asociada a alteraciones neurológicas.

 

Suscribe gratis a nuestro boletín electrónico

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y  actualizaciones

¡Exito!

Pin It on Pinterest

Share This