La infección de virus de herpes en labios y mucosas suele ser bastante común. Las nuevas investigaciones indican que también afectan a nuestro cerebro y lo enferman.

El virus del herpes: una vez dentro se queda para siempre.

Los herpesvirus humanos representan una amplia familia de virus altamente infecciosos. Una vez en nuestras células desde la infancia, permanecen en estado letal y generan brotes de infección de manera esporádica ante diversas circunstancias como fatiga, estrés o debilidad. Aunque los asociamos con infecciones en la piel y las mucosas (herpes labial y genital), la investigación neurocientífica ha demostrado que las células del cerebro no están exentas de infectarse con los herpesvirus.  Una vez en la sangre, estos microorganismos patógenos pueden alcanzar a cerebro e instalarse en sus células pudiendo reactivarse en el futuro al envejecer.

Herpesvirus responsable del 50% de casos de alzhéimer.

Un nuevo trabajo científico sugiere que la inflamación en el cerebro (neuroinflamación) que el virus del herpes genera es uno de los factores de riesgo de alzhéimer. Otro virus asociado con la demencia senil es el virus de la varicela. El acúmulo de estos virus en el cerebro se asume como parámetro que interviene en el desarrollo de placas seniles que son abundantes en el cerebro de personas con alzhéimer. La infección por herpes virus puede ser tan relevante para las enfermedades del cerebro que algunos estudios efectuados en la población de Taiwán demuestran que el tratamiento con antivirales reduce hasta un 50% el riesgo de padecer demencia senil. Además, la protección frente al riesgo era mayor cuanto mayor fuera el periodo de tratamiento (mayor de 30 días).

Infecciones virales en trastornos anímicos.

Las infecciones por herpes virus podrían ser también factores de riesgo en otras enfermedades neuropsiquiátricas como la depresión, el trastorno bipolar y la esquizofrenia. En este sentido, los análisis post mortem en el cerebelo de algunas personas que padecían estos trastornos ha demostrado que estos virus se encontraban con mucha más frecuencia que en personas con cerebros sanos. Otra parte novedosa de este estudio es precisamente el hecho de asociar al cerebelo con trastornos del estado de ánimo, cuando de manera tradicional se consideraba al cerebro como principal generador de estas enfermedades. Por consiguiente, se propone el tratamiento con antivirales como preventivo de enfermedades del cerebro. Las dosis, tipo de fármaco y pauta de tratamiento todavía requieren más investigación.  

Suscribe gratis a nuestro boletín electrónico

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y  actualizaciones

¡Exito!

Pin It on Pinterest

Share This