Categorías
Actualidad Enfermo

La inflamación intestinal: ¿Desencadenante silencioso de párkinson?

En los últimos años la investigación sobre el párkinson analiza cada vez más la relación con las defensas del organismo, hasta el punto de que algunos investigadores sugieren que esta enfermedad se genera por una inflamación crónica del intestino. Aunque este aspecto es común en otras enfermedades del cerebro como el alzhéimer o la depresión, en el caso del párkinson la salud intestinal parece particularmente relevante.

En los últimos años la investigación sobre el párkinson analiza cada vez más la relación con las defensas del organismo, hasta el punto de que algunos investigadores sugieren que esta enfermedad se genera por una inflamación crónica del intestino. Aunque este aspecto es común en otras enfermedades del cerebro como el alzhéimer o la depresión, en el caso del párkinson la salud intestinal parece particularmente relevante.

El párkinson: una enfermedad cada vez más frecuente.

El párkinson es una enfermedad cuyo riesgo aumenta al envejecer. En particular, se asocia con la degeneración de las neuronas que producen dopamina en algunas específicas del cerebro como la denominada substantia nigra. La dopamina es una molécula que utilizan las neuronas entre otros para coordinar los movimientos voluntarios. La degeneración de las neuronas productoras de dopamina provoca los síntomas típicos del párkinson, como son los temblores, la dificultad en la marcha y la debilidad muscular progresiva, entre otros factores.

El párkinson es cada vez más frecuente. No cabe duda que con la mayor esperanza de vida, aumentan las posibilidades de padecer esta enfermedad. No obstante, el incremento de las personas que padecen párkinson se ha duplicado en 15 años desde 1990, y es también más frecuente en personas por debajo de los 50 años. Se ha convertido en una pandemia.

Las infecciones intestinales: protagonistas de la neurodegeneración.

En un reciente artículo publicado en Nature, se demostró que el 10% de los enfermos de párkinson tenían mutaciones en dos proteínas denominada Pink1 y Parkin. Los fallos en estas proteínas dificultaban la “limpieza” de orgánulos que estaban dañados y fomentaba que se acumularan, lo que generaba más toxicidad. Lo interesante es que estas mutaciones aparecían con frecuencia en personas que padecían párkinson por debajo de los 50 años.

Sin embargo, los investigadores quisieron ir más lejos sobre otras posibles causas de esta patología. Para ello, provocaron en ratones experimentales que no expresaban Pink1 y Parkin infecciones intestinales. Los resultados indicaron que los ratones desarrollaban al envejecer síntomas de párkinson como consecuencia de la alteración intestinal. Estos datos demostraban la relevancia de las infecciones intestinales en el riesgo de párkinson.

El párkinson guarda todavía secretos.

Aunque lo más común en personas con párkinson es problemas a la hora de controlar el movimiento de los músculos o a la hora de caminar, existen otros síntomas no-motores de esta enfermedad.

Son comunes otros síntomas como pérdida del olfato, estreñimiento, ansiedad, depresión, desórdenes del sueño (adormilarse de día y desvelarse de noche) y problemas a la hora de tomar decisiones. Alguno de estos síntomas se detectan en el 98% de los pacientes.

El estreñimiento es muy común en los antecedentes del párkinson.

Un síntoma que ha recibido una particular atención es el incremento de la permeabilidad de la mucosa intestinal, es decir, de la barrera que tenemos en el intestino para el transporte de nutrientes y otras sustancias al interior de la sangre. También los problemas de motilidad del intestino que pueden generar estreñimiento o todo lo contrario. Los movimientos intestinales no se regulan directamente por el cerebro, sino por el sistema nervioso entérico que el propio intestino posee para su regulación. Sin embargo, todavía no está claro si el cerebro participaría en los problemas que se generan en el intestino a los enfermos de párkinson. Lo que sí parece cada vez más evidente, es que los problemas de estreñimiento e intestino perezoso puede ser una de las manifestaciones tempranas común en los enfermos de párkinson. Algunos estudios han demostrado que el estreñimiento se manifiesta en una gran mayoría de los enfermos entre 15 y 24 años antes de que padezcan párkinson.

Aunque todavía queda mucho por saber, la inflamación intestinal desempeña un papel en la patogénesis del párkinson. Este hecho implicaría plantearse nuevos abordajes para generar tratamientos que mejoraran el estado intestinal y reducir los aspectos inflamatorios de las tripas antes de que los problemas motores se manifiesten.

Algún día el párkinson nos desvelará sus secretos en los que los actores principales incluyen la genética, el cerebro, el intestino y el sistema inmune.

En mi nuevo libro “Pon en forma tu cerebro” de RocaEditorial comento muchos aspectos sobre las bacterias que se ven alteradas en el párkinson y qué alimentos fomentan la mejoría de estos perfiles. ¡Todo suma pequeños aspectos para mejorar la calidad de vida de estos pacientes!

Desde aquí, envío un saludo muy cariñoso para los miembros de la Asociación PEPITA, de enfermos precoces de Párkinson. ¡A por todas!

6 respuestas a «La inflamación intestinal: ¿Desencadenante silencioso de párkinson?»

Hola Raquel.
Soy de Ciudad Real y esta tarde he asistido a la presentación de tu último libro el cual he adquirido y el coloquio ha sido muy ameno he interesante.
Deseo seguir tus publicaciones.
Gracias.

Hola Pepi.
Muchas gracias por tu interés y amable comentario.
Para poder seguir las noticias que publico tan solo tienes que suscribirte y te llegarán mensualmente a tu correo junto con recetas saludables. Es gratuita.
Muchas gracias
Saludos cordiales
Raquel

Raquel,te he oido en Gijón hace pocos días y obtuve tu libro Pon en forma tu cerebro. Me resultó muy amena la presentación. No pude firmarlo porque había mucha gente. El libro me parece accesible para los que no sabemos nada de este tema. Es muy interesante la parte de los primeros años como influyen en nuestro futuro. Pero como yo estoy en la tercera edad ya llega tarde. Me gustaría que desarrollaras un poco más el capítulo que nos dedicas. Por lo demás. Gracias

Hola Concepción.
Muchas gracias por tu amable comentario y por tu interés. Me da mucha alegría de que el libro te resulte útil.
Como comenté en la charla y también en el libro nunca es tarde para cuidar del cerebro. Es un órgano que reacciona a lo que hacemos, comemos y sentimos de manera permanente.
Al envejecer, el cerebro puede perder algo de peso, algo de conexiones entre las neuronas, algo de la enorme red de vasos sanguíneos, algo en la formación de nuevas neuronas y mayor tendencia acumular residuos de la respiración (estrés oxidativo) que pueden resultar tóxicos.
Pero todo ello se puede preservar con pautas neurosaludables que escuchaste y que podrás leer:
– Buena alimentación: que no te falten los nutrientes esenciales que comento en el libro. Por ejemplo, las grasas esenciales, las vitaminas del grupo B y D y la fibra. Encontrarás en la lectura muchos alimentos ricos en estos nutrientes.
– Emociones y vida social: Cuidar de la autoestima y de las amistades. El aislamiento es basura para el cerebro.
– Dormir bien: 7 horas y/o una siestita cuando puedas (no muy larga y no muy tarde por la tarde).
– Actividad física: Paseos a buen paso de preferencia en contacto con la naturaleza son una buena terapia.
– Gimnasia mental: Salir de las rutinas, aprender una canción nueva, apuntarse a teatro o a un curso de alfarería por ejemplo, los videojuegos de razonamiento lógico, memoria y toma de decisiones rápidas, ir a clases de baile, etc.
– Cuidar de las tripas: Tomar fibra, fermentos (kéfir, yogur natural, verduras fermentadas, etc).
Todos estos aspectos se comentan en el libro.
Tienes en particular un capítulo dedicado al plan funcional en los mayores que te podrá ser de utilidad.
Espero que esta información te sea de utilidad.
Muchas gracias.
Un afectuoso saludo.
Raquel Marín

Felicidades Raquel,
¡Qué te voy a decir yo de tus libros!

Los dos son fantásticos y se complementan.

A por el tercero.

Muchísimas gracias por la dedicación.

Un abrazo

Muchas gracias por tu interés y entusiasmo. Da mucho sentido a mi trabajo sentir que es útil para las personas. Espero contribuir con mi aportación a que conozcas más aspectos y te sientas “más cerca” de este órgano maravilloso.
Un afectuoso saludo.
Raquel Marín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *