La música ayuda a alcanzar un desarrollo cerebral similar al resto de bebés.

En esta semana en mi familia han llegado dos miembros nuevos: Juan e Ignacio. Son gemelos y han nacido antes de cumplir las 37 semanas de gestación. Los bebés prematuros son frecuentes y nacen unos 15 millones en el mundo cada año. Para el cerebro, nacer antes de tiempo no es lo ideal. Puede generar en el 50% de los casos retrasos al aprender a hablar, en la capacidad de atención, en las habilidades sociales o el equilibrio emocional.

Un nuevo estudio ha demostrado que escuchar música ayuda a los bebés prematuros a alcanzar un desarrollo cerebral similar al resto de bebés.

La música alimenta al cerebro

En artículos previos he comentado que la música es una aliada infalible del cerebro. Se ha demostrado científicamente que escuchar música, cantar o tocar un instrumento mejora la salud mental a todas las edades. La musicoterapia se revela además como una herramienta terapéutica en enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer.

Una de las razones por las cuales la música potencia al cerebro se relaciona por el cóctel de actividad auditiva, táctil, sensorial, lógica, analítica, de coordinación del ritmo y el movimiento que la música genera en el cerebro. Le hace trabajar simultáneamente en diversas facetas.

Durante la infancia, la música es extremadamente beneficiosa. En algunos estudios científicos se ha demostrado que aprender a tocar el piano durante la edad preescolar contribuye a aumentar el cociente intelectual.

Los bebés tampoco están exentos de estos beneficios.

Los bebés prematuros están en desventaja cerebral

Los bebés que nacen antes de las 37 semanas de gestación suelen presentar algunos riesgos en su salud al principio de su vida. Por ejemplo, problemas respiratorios, anomalías en la actividad del corazón, dificultades digestivas y trastornos del sueño. Escuchar música en estos niños mejora estos trastornos e incluso les ayuda a ganar peso más rápidamente.

Escuchar música ayuda a los bebés prematuros a alcanzar un desarrollo cerebral similar al resto de bebés.

El cerebro del bebé prematuro está inmaduro al nacer y es más vulnerable. Aunque el cerebro humano tiene una extraordinaria capacidad de regeneración y adaptación al entorno, el cerebro de estos bebés tiene que culminar su desarrollo en un ambiente con mayor cantidad de estímulos y perturbaciones que el vientre materno. Estas circunstancias estresantes provocan que los circuitos neuronales no se desarrollen con normalidad en estos niños. Sin embargo, también puede ser una oportunidad para mejorar su desarrollo incidiendo con las herramientas adecuadas. La música es una de ellas.

Música para mejorar los circuitos neuronales

Un reciente estudio publicado por investigadores de hospitales y universidades de Ginebra (Suiza) ha utilizado el entrenamiento musical en bebés prematuros para comprobar si mejoraba su desarrollo cerebral.

Para ello, el músico y compositor Andreas Wollenweider (también autor del estudio) compuso tres piezas musicales específicas para estos niños. La elección se basó en observaciones previas analizando la respuesta de los cerebros de los bebés prematuros a diferentes sonidos e instrumentos.

En particular, la flauta india que usan los encantadores de serpientes (punji) llamaba la atención de estos niños y tenía efectos relajantes. Wollenweider también utilizó el arpa y sonidos de campana para las composiciones musicales.

Los bebés escucharon esta música cinco veces por semana con auriculares únicamente cuando estaban despiertos. Estas músicas acompañaban a los niños al despertarse, durante el día o antes de dormirse. Otro grupo de prematuros estuvo exento de escuchar música. Un tercer grupo de bebés habían nacido con normalidad a las 37 semanas de gestación.

Los cerebros de los diferentes grupos se analizaron por resonancia magnética funcional para observar su evolución. Los resultados demostraron que los bebés prematuros que habían escuchado música mejoraban significativamente algunos circuitos neuronales, a niveles comparables a bebés nacidos al terminar su gestación.

Los niños prematuros tienen actualmente entre 3 y 6 años. Habrá que esperar a que sean un poco más mayores para comprobar si el tratamiento musical mejora también su capacidad cognitiva, emocional y del aprendizaje. Mientras tanto, es bastante probable que no olviden nunca el sonido de la flauta encantadora de serpientes.

 

Suscribe gratis a nuestro boletín electrónico

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y  actualizaciones

¡Exito!

Pin It on Pinterest

Share This