El alzhéimer es una de las enfermedades del cerebro más comunes, cuyo riesgo aumenta con la edad. Tan solo en España se contabilizan unos 800.000 casos y se diagnostican unos 40.000 más cada año.

Sigue siendo una enfermedad incurable. Las últimas décadas de investigación han contribuido a conocer muchos de los parámetros que, además de la edad, podrían contribuir al desencadenante de la enfermedad. Sin embargo, aún no se saben las causas exactas que generan esta patología.

Las últimas investigaciones recientes añadan las gingivitis y periodontitis a la lista de factores de riesgo de alzhéimer.

Bacterias del intestino y virus del herpes en el cerebro.

En otros artículos de este blog se comentaba que la infección por herpes aumenta el riesgo de alzhéimer. Los virus del herpes que muchas personas tienen comúnmente en la zona alrededor de los labios pueden acabar infectando las neuronas y provocando que empiecen a funcionar mal.

Por otra parte, en un estudio que se presentó recientemente en un Congreso internacional y que también se publicó en este blog, unas investigadoras americanas afirmaban haber encontrado bacterias en el cerebro que normalmente son abundantes en el intestino. Todavía no se sabe qué hacen las bacterias en el cerebro, sobre todo porque este órgano se consideraba hasta hace poco prácticamente impenetrable por parásitos y microorganismos no deseados. En otras palabras, encontrar microorganismos en el cerebro sano se considera improbable.

La periodontitis como riesgo de alzhéimer.

La periodontitis crónica es una enfermedad de la boca que se causa, entre otros, como consecuencia de la infección con la bacteria denominada Porphyromonas gingivalis. Tanto en periodontitis como en la infección de las encías es frecuente encontrar altas cantidades de esta bacteria.

Un nuevo estudio efectuado en colaboración entre entidades de EE.UU, Polonia, Nueva Zelanda, Australia y Noruega ha demostrado una relación entre estas infecciones de la boca y la incidencia de alzhéimer.

¿De qué manera afectaría al cerebro esta infección? Según se comenta en el estudio, la bacteria en las encías produciría unas proteínas (gingipaínas) que son tóxicas para las neuronas, y aumentan el riesgo de neurodegeneración típica del alzhéimer. Estas toxinas llegarían al cerebro y causarían inflamación, y una respuesta parecida a la que se observa cuando se desarrolla alzhéimer.

Por otra parte, se ha observado en animales de experimentación que cuando se bloquea la aparición de gingipaínas en las neuronas, el efecto tóxico se revierte.

Cabeza sana con una boca sana

Este estudio indica que una mala higiene bucodental repercutiría en un cerebro poco saludable.

El ejemplo de esta bacteria infecciosa puede que sea el precedente de nuevos hallazgos sobre otras posibles bacterias que viven en la boca que si se encuentran en niveles desequilibrados puedan afectar al cerebro. Hay que tener en cuenta que, al igual que le ocurre al intestino, el número de bacterias distintas que viven en la boca es complejo y extenso.

Por consiguiente, la frase mens sana in corpore sano puede también ser el equivalente de mens sana in os sanus (mente sana en boca sana).

Suscribe gratis a nuestro boletín electrónico

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y  actualizaciones

¡Exito!

Pin It on Pinterest

Share This