Select Page

El mindfulness es una técnica de meditación basada en la toma de conciencia del momento presente. Se basa en la aceptación de la realidad que nos rodea en cada momento, sin juicios, evitando el estar reviviendo constantemente momentos pasados o planificando anticipadamente el momento siguiente.

La práctica del mindfulness entrena el fijar la atención en las sensaciones corporales, la respiración, la regulación de las emociones, y el contexto circundante sin “intervenir” mentalmente en los mismos.

Además de sus beneficios para reducir el estrés y mejorar la salud, la investigación científica de las últimas décadas sugiere que la práctica de la meditación mindfulness beneficia la memoria y el aprendizaje.

Cambios en la estructura del cerebro

Numerosos estudios científicos han analizado las variaciones morfométricas en el cerebro de personas que practicaban mindfulness de manera regular, frente a personas que no practicaban esta meditación.

La mayoría de estos estudios coinciden que el mindfulness aumentaba el volumen de materia gris, e incluso el tamaño de algunas regiones cerebrales relacionadas con la memoria y el aprendizaje, como el hipocampo y la corteza cerebral.

Beneficios frente a patologías mentales

La meditación mindfulness parece ser beneficiosa para un gran número de problemas relacionados con el cerebro. En general, los problemas relacionados con el autocontrol, como pueden ser las adicciones, la ansiedad generalizada o la depresión se benefician con la práctica de esta meditación.

Además, cada vez son más los estudios científicos que demuestran la mejora de gran número de patologías, como la esclerosis lateral amiotrófica, los desórdenes compulsivos, la bulemia, el dolor crónico, la dislexia, y las enfermedades neurodegenerativas asociadas al envejecimiento, como el Alzheimer.

El mindfulness alivia los síntomas de Alzheimer

Los beneficios de la práctica del mindfulness también parecen reducir el deterioro cognitivo en personas con Alzheimer.

En un estudio clínico efectuado por investigadores de las Islas Canarias, se ha demostrado que en los pacientes con síntomas de Alzheimer en sus primeras fases se reducía el deterioro cognitivo cuando practicaban mindfulness.

Los investigadores hicieron un seguimiento durante dos años de 127 pacientes con un diagnóstico probable de Alzheimer a los que se trataba con donepezilo. Los pacientes se dividieron en tres grupos, que siguieron tres tipos diferentes de sesiones durante 90 minutos tres veces en semana. Un grupo practicaba seguía sesiones de mindfulness, otro grupo terapia de estimulación cognitiva, y un tercero relajación muscular progresiva.

Los resultados demostraron que los pacientes que habían seguido las sesiones de mindfulness durante 92 semanas mostraban un deterioro cognitivo significativamente menor que los otros dos grupos.

¡Esperanzadores resultados! Evidentemente, se debería sin duda combinar con otras terapias complementarias pero es una práctica que en cualquier caso puede perjudicar nuestra salud.

Suscribe gratis a nuestro boletín electrónico

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y  actualizaciones

¡Exito!

Pin It on Pinterest

Share This