Los brotes de soja, así como los brotes de muchas semillas (de mostaza, de berros, de rabanitos, de lentejas, de garbanzos) son fáciles de obtener y aportan una fuente rica en proteínas que tu cerebro necesita sin ser indigestos como las legumbres. Muy recomendables para tus ensaladas y entrantes de todo tipo. La soja además contiene fitoestrógenos, que son neuroprotectores.

PREPARACIÓN

Para germinar, se puede usar un tarro de cristal en el que se haya perforado la tapa, como el de la foto, que yo misma he preparado, aunque no soy muy ducha en el bricolaje.

Tardas unos cinco días en conseguir unos perfectos brotes de soja. Si usas garbanzos o lentejas, será un tiempo similar.

Se coloca un buen puñado de las semillas de soja verde en el tarro de cristal, y se deja en remojo con agua toda la noche.

Al día siguiente, se escurre el agua colocando el bote invertido.

Se lavan y se dejan germinar con el bote invertido y con ligera inclinación para que escurra el agua.

Cubrir con un papel de aluminio o un paño para preservar de la luz.

Dejar germinar durante unos cinco días, lavando las semillas todos los días y dejando escurrir el agua, manteniéndolos en la oscuridad.

A los pocos días, obtendrás la germinación de las semillas y podrás usarlos en tus recetas preferidas.

¡Envíame tus sugerencias!

Suscribe gratis a nuestro boletín electrónico

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y  actualizaciones

¡Exito!

Pin It on Pinterest

Share This