Select Page

La inteligencia humana es un concepto vérsatil. Hay personas con mayores capacidades en algunas tareas, y otras con una creatividad efervescente. ¿Se puede distinguir en las células del cerebro la inteligencia? Un nuevo estudio lo investiga.

A mayor grosor de la corteza cerebral, mayor cociente intelectual.

El cociente intelectual determina la puntuación de la capacidad intelectual y memorística a partir de tres estandarizados. Además, se tienen en cuenta parámetros como la edad de la persona. Ya se sabía, que el grosor de la materia gris del cerebro (es decir, de los cuerpos de las neuronas) puede ser mayor en la corteza del cerebro de personas más inteligentes.

Además, cuando se examina el tejido cerebral, se observa que las células cerebrales también son más grandes a las personas con puntuaciones más altas en el cociente intelectual.

Un nuevo estudio de investigación de la Universidad Free de Ámsterdam ha analizado la estructura de las neuronas para comprobar si hay diferencias según el cociente intelectual.

Test de inteligencia antes de pasar por quirófano.

Para el estudio, utilizaron 35 voluntarios a los que hicieron el test de cociente intelectual antes de entrar en quirófano para someterse a alguna operación de tumor o de tratamiento de la epilepsia.

Después, analizaron la estructura y arquitectura de algunas regiones del cerebro de estas personas. Concretamente, analizaron regiones implicadas en el lenguaje, tareas complejas de identificación visual, procesamiento y almacenamiento de la información, etc.

Tras el análisis, comprobaron que las personas con mayor cociente intelectual presentaban mayor prolongación entre las neuronas, y estas neuronas comunicaban a mayores distancias en el cerebro. Ello permitiría, una mayor capacidad para procesar información y almacenar recuerdos en la memoria a largo plazo. También permitiría una mayor agilidad mental a la hora de resolver tareas.

¿La inteligencia sería causa o consecuencia?

Una pregunta que queda por resolver es si el mayor tamaño de las neuronas y la mayor complejidad en la red neuronal “nace o se hace”. Es decir, si ese desarrollo es consecuencia de una alta actividad que lo desarrolla, o si por el contrario se nace con ese tipo estructural de mayor capacidad.

Personalmente, opino que seguramente los dos factores podrían intervenir. Una mayor predisposición celular ayudaría, si bien el entorno en el que uno aprenda y se desenvuelva determinaría mucho de lo que dé de sí  nuestra inteligencia.

 

Suscribe gratis a nuestro boletín electrónico

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y  actualizaciones

¡Exito!

Pin It on Pinterest

Share This