¿Estamos ante un tratamiento preventivo sencillo y barato para evitar las enfermedades neurodegenerativas? Hacer ejercicio físico parece ser más importante para tener un cerebro saludable de lo que habíamos pensado.

El ejercicio físico mejora la «respiración» de nuestras neuronas.

Investigadores de la Universidad de Carolina del Sur han demostrado que el ejercicio regular aumenta el número de mitocondrias en el músculo y en el cerebro. Las mitocondrias se encargan de generar energía en  nuestras células (y sobre todo en las neuronas, que son tan demandantes de oxígeno) por lo que resulta en efectos mentales muy positivos, como mejorar la memoria y reducir la depresión.

El ejercicio aeróbico aumenta la neurogénesis y el aprendizaje.

Por otra parte, una reciente colaboración de investigadores de la Universidad de Jyväskylä (Finlandia) y de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) efectuada en animales de experimentación (ratas) demostró que el ejercicio físico aeróbico a los que ponían a correr en una noria fomenta la neurogénesis en el hipocampo, mientras que este efecto no se observaba en los animales sedentarios. El hipocampo es un área cerebral relacionada con la memoria y aspectos cognitivos. La neurogénesis hipocampal es un proceso continuo que contribuye a una variedad de conductas adaptativas, como es el aprendizaje. El ejercicio aeróbico en los humanos sería el equivalente a caminar, trotar, bailar, pedalear, etc., en el que nuestras células utilizan oxígeno para respirar. Curiosamente, esta neurogénesis no se observaba cuando se efectuaba ejercicio anaeróbico (carrera a máxima velocidad, saltos, levantar peso elevado).

¿Cuanto más caminamos, más aprendemos?

Otra observación interesante es que cuanto más distancia recorrida de manera aeróbica por estos animales, más se fomentaba la neurogénesis hipocampal en los adultos. De manera «naturalista», los investigadores comentan que la correlación entre la distancia recorrida y la neurogénesis tiene sentido si pensamos que cuanto más caminamos más susceptibles somos de encontrar nuevos ambientes y estímulos, para los que tendríamos que adaptarnos rápidamente. Y en ese aspecto, el hipocampo juega un papel fundamental para aprender y procesar información nueva particularmente relevante.

Ejercicio desde niños

Otro aspecto a tener en cuenta es que las neuronas hipocampales aumentaban más en número en estos animales cuando se les adiestraba desde el nacimiento al ejercicio aeróbico, más aun que en aquellos a los que se adiestraba a caminar por la noria de adultos. Por consiguiente, el «estilo de vida» orientado al ejercicio físico como caminar o trotar podría ir acompañado de una mayor capacidad de aprendizaje.

Suscribe gratis a nuestro boletín electrónico

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y  actualizaciones

¡Exito!

Pin It on Pinterest

Share This