Las propiedades y efectos de las bacterias del intestino no dejan de sorprendernos. Un nuevo estudio publicado en la Universidad de Harvard ha demostrado que hay algunas bacterias que potencian el rendimiento físico.

En este vídeo que he publicado en mi canal youtube te lo explico muy brevemente. Para más información, puedes seguir leyendo el artículo.

Los microorganismos del intestino mejoran la salud cerebral

Los microorganismos intestinales (bacterias, hongos, virus y levaduras) nos acompañan toda la vida. Se calcula que por sí solos pueden llegar a pesar cerca de 2 kilos, lo cual es enorme para organismos que solo se ven al microscopio de muchos aumentos. Donde más abundan es en el intestino.

Una de los grandes hallazgos en neurociencia es la conexión de la microbiota intestinal y el cerebro. En muchas investigaciones a los que se inoculan en ratones los microorganismos procedentes de otros ratones o incluso de seres humanos con distintas patologías del cerebro (autismo, depresión, párkinson) se demuestra que los ratones acaban adquiriendo el comportamiento de la materia fecal del donador original. Por ejemplo, se desaniman si la materia fecal provenía de depresivos o adquieren temblores si era materia fecal de enfermos de párkinson.

Lo último ha sido inocular materia fecal de corredores de maratón en estos ratones. ¿Os imagináis el resultado?

Algunas bacterias aumentan al correr una maratón

En un nuevo estudio recientemente publicado en la Universidad de Harvard se analizaron los perfiles microbianos de 15 atletas tras correr la maratón de Boston. Observaron que algunos tipos de bacterias (denominadas Veillonella) aparecían más abundantes tras la carrera cuando se comparaban con los perfiles una semana antes y una semana después de la prueba.

Para comprobar si estas bacterias podían tener algún efecto sobre la condición física, se administró esta bacteria Veillonella en  ratones. A las pocas horas, los animales con el inóculo corrían 13% más que el resto, en comparación con inocular otras bacterias. Además, en otros análisis demostraron que estos ratones tenían menores marcadores de inflamación. Ello indicaría que esta bacteria podría ayudar a recuperarse mejor tras el ejercicio de alta resistencia.

¿Por qué esta bacteria y no otras? Los investigadores del estudio apuntan a que esta bacteria puede digerir el lactato, mientras que otras no lo hacen. El lactato es una molécula asociada a la fatiga durante el ejercicio. Se genera cuando el cuerpo utiliza glucosa para producir energía en condiciones de bajo oxígeno como por ejemplo durante un ejercicio continuado.

¿Bacterias intestinales para doparse?

Este estudio demuestra que el microbioma intestinal es un componente crítico del ejercicio físico. Sin embargo, todavía queda pendiente hacer ese mismo estudio en un mayor número de personas para comprobar si se reproducen los resultados.

Como comenta el profesor George Church, co-autor del estudio, de confirmarse en humanos se podría generar una cuestión difícil de resolver sobre los efectos de algunas bacterias del intestino al inocularlas antes de una prueba física de alto rendimiento.  Se podría inocular Vellonella o simplemente administrar propionato (fomenta la actividad de esta bacteria) para mejorar las pruebas atléticas.

No hace falta correr maratones para estar mejor de las tripas.

En otro estudio efectuado en la Universidad de Illinois (EE.UU.) se comprobó que efectuar una rutina de ejercicios vasculares entre 30-60 minutos 3 veces por semana durante 6 meses mejoraba la composición de la flora intestinal. En particular, se observaba un aumento de los ácidos grasos de cadena corta, especialmente el butirato. El butirato es capaz de mejorar la salud del intestino y fomentar el desarrollo de células sanas. También mejora las defensas del organismo. Por el contrario, cuando las personas retomaban la vida sedentaria sin ejercicio se observaba de nuevo un descenso en la producción de estos ácidos grasos.

Por tanto, hacer ejercicio físico no solo beneficia los músculos, el corazón y el ánimo sino que además mejora la salud del segundo cerebro de nuestro cuerpo.

Suscribe gratis a nuestro boletín electrónico

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y  actualizaciones

¡Exito!

Pin It on Pinterest

Share This