Select Page

Los antipsicóticos (tales como el haloperidol y la risperidona) son fármacos que se usan con frecuencia contra la psicosis (halucinaciones, episodios maníacos, ansiedad, etc.) que pueden aparecer en personas con trastornos cerebrales, incluyendo el Alzheimer.

Investigadores de Universidades de Finlandia han utilizado una amplia cohorte 70.718 de personas residentes en Finlandia con diagnóstico de Alzheimer entre 2005 y 2011, en los que han analizado diversos efectos perjudiciales por el consumo continuado de psicóticos.

Los antipsicóticos aumentan el riesgo de muerte prematura en Alzheimer

En uno de los estudios publicados, demostraron que tomar antipsicóticos de manera continuada, en particular el haloperidol y la quetiapina, aumentaba significativamente el riesgo de muerte prematura (de hasta 61,1%) en enfermos de Alzheimer, en comparación con pacientes que no consumían estos fármacos. El haloperidol era el de mayor riesgo.

El riesgo de muerte era mayor cuando se empezaban a tomar por primera vez, pero el riesgo se mantenía durante al menos los dos primeros años. Además, si se tomaba más de un psicótico a la vez, el riesgo de muerte prematura aumentaba al doble.

Los psicotrópicos aumentan el riesgo de embolia en pacientes de Alzheimer

Los investigadores finlandeses encontraron en otro estudio paralelo que los antipsicóticos benzodiacepinas, utilizados como sedantes, relajantes, anticonvulsivos, etc. aumentan el riesgo de embolia hemorrágica y de accidente cerebrovascular en pacientes consumidores de este fármaco. El riesgo aumentaba en un 22% comparado con personas que no consumían este fármaco.

Los antipsicóticos aumentan el riesgo de fractura de cadera en pacientes con Alzheimer

Los investigadores finlandeses también analizaron el riesgo de fractura de cadera en personas con Alzheimer que iniciaban tratamientos con los anti-psicóticos más comunes, el haloperidol y la quetiapina.

Pudieron comprobar que en los pacientes tratados con estos fármacos aumentaba el riesgo de fractura de cadera comparado con aquellos que no lo consumían. El riesgo existía desde los primeros días de tratamiento y se prolongaba hasta casi tres años después de haber empezado el tratamiento.

Los anti-psicóticos aumentan el riesgo de neumonía en Alzheimer

Otro de los estudios efectuado por los investigadores finlandeses demostró que el consumo de tres de los anti-psicóticos más frecuentes (haloperidol, risperidona y quetiapina) se asociaba al aumento de riesgo de padecer neumonía en un 20%, con independencia de la duración del tratamiento y del tipo de fármaco suministrado.

Los investigadores concluyen que el uso de varios anti-psicóticos en el largo plazo debería evitarse, ya que produce más riesgos que beneficios.

Suscribe gratis a nuestro boletín electrónico

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y  actualizaciones

¡Exito!

Pin It on Pinterest

Share This