Categorías
Actualidad Memoria Siempre Joven

Mindfulness para la memoria

Científicamente demostrado. La práctica del mindfulness es beneficioso para el cerebro, incluso en personas con Alzheimer.

[et_pb_section bb_built=”1″ admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Text” background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

El mindfulness es una técnica de meditación basada en la toma de conciencia del momento presente. Se basa en la aceptación de la realidad que nos rodea en cada momento, sin juicios, evitando el estar reviviendo constantemente momentos pasados o planificando anticipadamente el momento siguiente.

La práctica del mindfulness entrena el fijar la atención en las sensaciones corporales, la respiración, la regulación de las emociones, y el contexto circundante sin “intervenir” mentalmente en los mismos.

Además de sus beneficios para reducir el estrés y mejorar la salud, la investigación científica de las últimas décadas sugiere que la práctica de la meditación mindfulness beneficia la memoria y el aprendizaje.

Cambios en la estructura del cerebro

Numerosos estudios científicos han analizado las variaciones morfométricas en el cerebro de personas que practicaban mindfulness de manera regular, frente a personas que no practicaban esta meditación.

La mayoría de estos estudios coinciden que el mindfulness aumentaba el volumen de materia gris, e incluso el tamaño de algunas regiones cerebrales relacionadas con la memoria y el aprendizaje, como el hipocampo y la corteza cerebral.

Beneficios frente a patologías mentales

La meditación mindfulness parece ser beneficiosa para un gran número de problemas relacionados con el cerebro. En general, los problemas relacionados con el autocontrol, como pueden ser las adicciones, la ansiedad generalizada o la depresión se benefician con la práctica de esta meditación.

Además, cada vez son más los estudios científicos que demuestran la mejora de gran número de patologías, como la esclerosis lateral amiotrófica, los desórdenes compulsivos, la bulemia, el dolor crónico, la dislexia, y las enfermedades neurodegenerativas asociadas al envejecimiento, como el Alzheimer.

El mindfulness alivia los síntomas de Alzheimer

Los beneficios de la práctica del mindfulness también parecen reducir el deterioro cognitivo en personas con Alzheimer.

En un estudio clínico efectuado por investigadores de las Islas Canarias, se ha demostrado que en los pacientes con síntomas de Alzheimer en sus primeras fases se reducía el deterioro cognitivo cuando practicaban mindfulness.

Los investigadores hicieron un seguimiento durante dos años de 127 pacientes con un diagnóstico probable de Alzheimer a los que se trataba con donepezilo. Los pacientes se dividieron en tres grupos, que siguieron tres tipos diferentes de sesiones durante 90 minutos tres veces en semana. Un grupo practicaba seguía sesiones de mindfulness, otro grupo terapia de estimulación cognitiva, y un tercero relajación muscular progresiva.

Los resultados demostraron que los pacientes que habían seguido las sesiones de mindfulness durante 92 semanas mostraban un deterioro cognitivo significativamente menor que los otros dos grupos.

¡Esperanzadores resultados! Evidentemente, se debería sin duda combinar con otras terapias complementarias pero es una práctica que en cualquier caso puede perjudicar nuestra salud.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

4 respuestas a «Mindfulness para la memoria»

Para los occidentales, nos es algo, por no decir; muy complicado, el tema de la meditación. Como todo lo bueno, ha sido patrimonio, casi exclusivo del clero, casta que hacía uso de la misma, ayudándose en técnicas tan ingeniosas, como el canto gregoriano y la repetición, con cadencias determinadas de salmodias o rezos. Es historia, con su explicación científica (variación en las ondas cerebrales alhpa y theta).

A nivel pedestre; es decir el mio, sí he podido comprobar, tras arduos esfuerzos, sus ventajas en cuanto a ordenar un poco mi ánimo y relajar mi cuerpo. Supongo que hacerlo de forma reglada, siguiendo unas pautas y ayudado por una técnica probada “occidentalizada”, ha de ser mucho más provechoso y por supuesto, sencillo. ¡Pero trabajando con seriedad y constancia en ello!

A su vez, espero que sirva a ayudar a los enfermos del dichos alzheimer, una enfermedad “dura” donde las haya y que espero no tener que vivir en mi entorno. ¡Todo, siempre es bueno para el convento!

Estimado Felipe,
Gracias por tus interesantes comentarios. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la “salud” se define en su faceta física, mental, emocional y espiritual, por lo que sin duda la búsqueda de la serenidad interior es un excelente “paraguas” para cubrir todas la buenas pautas que uno tenga a bien seguir. Al fin y al cabo depende de nosotros mismos. Como en la parte espiritual no hay reglas fijas, es perfecto que cada uno busca las herramientas que más convengan de acuerdo a sus hábitos de vida, creencias y temperamento. En el caso de los enfermos de Alzheimer, hay una cierta tendencia a no ubicarse en el momento presente sino más bien en el pasado lejano, por lo que la práctica del mindfulness en las primeras fases fomentaría la actividad de los circuitos de la memoria en el corto plazo.
Muchas gracias.
Saludos cordiales
Raquel

Hola Paul. Gracias por escribir a este blog.
Sobre libros de introducción a la práctica de mindfulness, hay algunos de Javier García Campayo que son muy buenos: “Manual práctico de Minfulness” y “Mindfulness para todos”. Si lees en inglés, hay también otro libro editado por Natalie Depraz, Francisco Varela y Pierre Vermesch que te podría pasar. Se titula “On becoming aware”.
Si vives en Tenerife, la experta es mi amiga Mayte Barrachina, Profesora Titular de Psicología en la Universidad de La Laguna. Ella organiza cursos y actividades de manera regular. Te puedo poner en contacto con ella si quieres.
Y si no vives en esta “Isla Afortunada” la misma Mayte te puede asesorar sobre actividades mindfulness en otros lugares.
Desde luego, es una práctica muy beneficiosa para la memoria, el estado anímico y la salud cerebral. Cada vez hay más estudios científicos que lo corroboran.
Espero que esta información te sea de utilidad.
Saludos cordiales.
Raquel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *