El manuscrito Voynich es un manual misterioso con 6 siglos de antigüedad escrito en un lenguaje totalmente desconocido que aún no se ha podido descodificar. En estos días, un académico de Bristol (Gerard Cheshire) afirma haber encontrado la solución: se trata de un manuscrito escrito en protorromance, lengua ancestral extinta de la que derivaron lenguas como el español. Sin embargo, esta noticia fue desmentida a las 24 horas, indicando que no había sido del todo admitido y comprobado.

Los últimos datos efectuados con inteligencia artificial indicaron que estaba escrito en hebreo codificado a partir de alfagramas.

Ayer tuve una réplica perfecta del original en mis manos en el quiosco de la Editorial Siloé en la Feria del Libro de Valencia.

El tacto de esta obra y las sensaciones que despierta son realmente indescriptibles. Te traslada a  algo más allá de uno mismo, acompañado de una sensación de familiaridad y «deja vu».

Desde mi punto de vista, tiene mucho de un tratado de medicina, con numerosas referencias a la fertilidad y a la fecundación de la mujer, como en el ejemplo de la foto.

Pero lo que más me asombró fue la similitud del desplegable central con las partes del interior de las células vegetales y ¡Al sistema nervioso!

Evidentemente, un manual con tantos secretos sin desvelar invita a la creatividad y la imaginación. Así que ¿Por qué no imaginar en esta lámina central una referencia al conectoma humano? Es decir a la red de microcircuitos neuronales que interaccionan entre sí para hacer un todo en la conectividad general del cerebro.

¿Una visión medieval del conectoma del cerebro?

Desde lo microscópico a lo macroscópico, todo está reflejado en esta lámina.

Con independencia del rato mágico que pasé entre las páginas de esta obra de arte, el viaje por el manuscrito Voynich disparó mi imaginación y creatividad. Quizás incluso modificó algún circuito de mi propio conectoma cerebral.

Imagen de la izquierda: Detalle de unos de los dibujos del manuscrito Voynich. Imagen de la derecha: ejemplo de un conectoma humano.

 

Suscribe gratis a nuestro boletín electrónico

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y  actualizaciones

¡Exito!

Pin It on Pinterest

Share This