Select Page

¿Por qué experimentamos un sinfín de sensaciones distintas cuando sentimos “Amor”?

Con independencia de los ríos de canciones, escritos y conferencias que protagoniza esta cuestión, la experiencia amorosa ocupa desde el punto de vista “fisiológico” una enorme cantidad de tiempo y energía en nuestro organismo, con la intervención de un sinfín de moléculas y órganos.

Más que el corazón que roba todo el protagonismo y los derechos de imagen, es el cerebro el que regula “a la sordina” la mayor parte de las emociones y los sentimientos.

Y, aunque pueda parecer poco romántico, hay complejas respuestas químicas establecidas y controladas por el cerebro en las diferentes etapas amorosas.

Y el cerebro coordina la neuroquímica de toda una melodía de sensaciones que van desde la melancolía a la euforia, desde el miedo a perder al ser amado hasta la obsesión constante de su imagen, el que tengamos un hambre voraz o se nos quite el apetito, el que nos ensoñemos despiertos y no durmamos de noche.

Desde el “me gustas” hasta el “te quiero para siempre” se coordinan actividades en distintas zonas cerebrales, sincronizadas como los músicos de una orquesta, que nos permiten incluso seguir en amor durante toda la vida. Y también se adapta en sus respuestas a las citas a ciegas, las “speed dating” y las redes sociales.

Y de este apasionado tema, hablará la Neurocientífica Raquel Marín.

La charla se ilustrará con fragmentos de películas románticas amenas, y se contará además con la colaboración de otras/os científicas/os que compartirán sus experiencias y conocimientos. Por encima de todo, son los asistentes los que son sin duda harán de este evento un momento enriquecedor y divertido.

Suscribe gratis a nuestro boletín electrónico

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y  actualizaciones

¡Exito!

Pin It on Pinterest

Share This