Receta sencilla en la que se combinan las alcachofas con manzana. Van de maravilla y ambas ricas en prebióticos. Se termina dando un toque “brulée” que queda elegante. Es riquísima.

Preparación (para 2 personas):

– 400 g de corazones de alcachofas congelados.

– 1 manzana roja sin piel y troceada.

– 1 puerro troceado.

– 1 cucharada de aceite de oliva.

– 2 cucharadas de yogur tipo griego denso (sin azúcar).

– Unas hojas de hierbabuena.

– 6 tomates secos rehidratados en agua caliente y troceados.

– 2 vasos grandes de caldo vegetal natural (sin aditivos).

Preparación:

– En la olla a presión, ablandar el puerro en el aceite de oliva.

– Añadir las alcachofas, la manzana, los tomates secos y el caldo vegetal.

– Cerrar la olla y cocer a fuego medio-alto y cocer durante 5-8 minutos.

– Abrir la olla y añadir el resto de ingredientes.

– Mezclar bien y dejar al fuego 2-3 minutos más.

– Retirar del fuego.

– Homogeneizar la mezcla con el robot culinario (debe quedar una crema espesa).

– Dividir en 2 terrinas de barro.

– Espolvorear la superficie con una pizca de panela.

– Dar el toque “brulée” con un quemador de cocina.

– Servir tibio.

Suscribe gratis a nuestro boletín electrónico

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y  actualizaciones

¡Exito!

Pin It on Pinterest

Share This