Come con tu Cerebro

Los neuroalimentos que necesitas

Come con tu Cerebro

Come con tu cerebro. El cerebro es un “gran gourmet”, incluso capaz de saciarse con un olor intenso y prolongado sin ni siquiera haber probado ese alimento. Es el cerebro el que crea sabores y olores, el que nos hace extasiarnos con ellos. De ese tema nos deleita el Profesor de Fisiología Javier Cudeiro, en su libro “Paladear con el Cerebro”.

Pero los alimentos que le gustan al cerebro son los que le van bien para funcionar mejor, con independencia del éxtasis y emociones del cerebro con elixires y manjares exquisitos. Ese aspecto pertenece a la  “neurogastronomía”.

Recetas cerebrales

¡Neuroalimentos para tu cocina!

Recetas cerebrales prácticas, sabrosas y económicas para mantener tu cerebro en forma. ¡Se admiten sugerencias!

Ver todas las recetas cerebrales

Mazamorra cordobesa con mojama.

La mazamorra cordobesa es un plato típico delicioso y sencillo de hacer. Lleva una base de almendra, ajo y aceite de oliva. Combina bien con muchos aderezos variados. En este vínculo podéis acceder a la receta de la mazamorra cordobesa. En este caso, mi amigo Vicente...

Ensalada de berenjenas, mozzarella y anchoas.

En esta receta, las berenjenas se cortan en tiras y se cuecen en agua durante unos minutos. Combinadas con el tomate, cebollino y el resto de ingredientes adquieren la mezcla de sabores, resultando una ensalada muy apetitosa y neurosaludable.

Sopa cremosa de calabacín, manzana y apio.

El calabacín y el apio aportan fibra y microminerales. La manzana contiene prebióticos para el segundo cerebro. Juntos en esta crema combinan magistralmente y alimentan la mente y el intelecto.

Sopa de judías blancas, naranja y berros.

Las judías blancas contienen ingredientes neurosaludables para el cerebro. Esta sopa es deliciosa y combina nutrientes que contribuyen a mantener el cerebro bien alimentado.
Es una sugerencia de mi querido Leslie, un cocinero muy imaginativo y práctico. La receta se hace en poco tiempo.

Arroz mar y tierra de Antón.

El arroz es un carbohidrato de asimilación lenta que alimenta el cerebro. Combinado con verduras, como en esta receta, aporta fibra para las bacterias del intestino. Si le añades un toque de cúrcuma y jengibre aportarás también componentes neuroprotectores y antiinflamatorios para un cerebro en forma.

Lasaña ligera de chayota.

La chayota (Sechium edule, chayote, papa de aire, etc) es una planta cultivada en ambientes tropicales con excelentes propiedades para la salud. Es muy baja en kilocalorías pero tiene abundantes aminoácidos y minerales para nutrir. Su bajo contenido en carbohidratos lo hace ser tolerado por diabéticos. Puede sustituir a la patata o a la pasta en muchos platos, reduciendo el contenido calórico. En esta receta, se consigue una lasaña deliciosa y neurosaludable.

Albóndigas de sepia y gambones.

La sepia contiene abundantes proteínas, minerales y algo de aceites de pescado, además de baja en grasas saturadas y carbohidratos. Es muy saludable. En esta receta, se combina con gambones, preparándose como albóndigas con salsa de tomate y verduras al vino blanco. Es deliciosa. Está basada en una receta de mi amigo Vicente Ramos, una estrella legendaria del baloncesto y “choquero consorte” que conoce esta receta por su afinidad con Almería. Agradezco muchísimo su cariñosa, amable y sabrosa contribución.

Maruca (pescado) con yuca.

La maruca (Molva molva) es un pescado que recuerda al bacalao pero es más barato. Es bajo en kilocalorías y contiene un cierto porcentaje de omega-3. En esta receta de inspiración caribeña se combina con yuca (con la que hace rima). La yuca es rica en fibra y en componentes que ayudan a digerir los carbohidratos. El conjunto resulta neurosaludable.

Tortillas de verduras.

La tortilla suele tener una gran acogida para la mayoría de los paladares. Pueden suponer una excelente estrategia para comer una alta cantidad de verduras sin percatarse hasta en los más reacios. Aprovecha esta posibilidad para comer más fibra y mejorar el estado de la microbiota intestinal. Obtendrás un alimento altamente saludable para el cerebro y la mente.

Ceviche de salmón con kiwi y maracuyá.

El salmón contiene aceites esenciales para el funcionamiento del cerebro. En esta sencilla y aromática receta se mezcla con frutas tropicales ricas en fibra y vitamina C, para que el entrante sea muy neurosaludable y sugerente.

Alimentos que le gustan al cerebro

¡AGUA!

Junto con las grasas funcionales, el cerebro está fundamentalmente compuesto por agua. No olvides beber lo suficiente para que tu cerebro se mantenga joven y saludable.

Pescados

Los pescados más grasos o “azules” son esenciales para tu cerebro saludable. Sardina, caballa, chicharro, arenque, salmón, bonito, trucha, atún y los mejillones, entre otros, son una fuente rica en omega 3. El omega 3 (o ácido docosahexaenoico) es el ácido graso más abundante en el cerebro, y necesario para todas las funciones que las neuronas realizan. Es un ácido graso esencial, que los seres humanos no producimos apenas. Por tanto, hay que incorporarlo en la dieta, al menos tres veces en semana. Entre otros, ayuda prevenir problemas de memoria y deterioro cognitivo que están asociados con el envejecimiento del cerebro. Mantén un cerebro joven comiendo pescado.

Tomate

El tomate contiene vitamina A que contribuye al buen funcionamiento de las neuronas pero lo que lo hace maravilloso para el cerebro es su riqueza en licopeno, un potente carotenoide anti-oxidante y anti-inflamatorio que contribuye a prevenir de enfermedades del cerebro, como el Alzheimer, el Parkinson y ayuda a mejorar las secuelas de los accidentes cerebro-vasculares. Incluso nos ayuda a preservar la memoria y la actividad cognitiva frente a neurotoxinas, reduce la degeneración de las neuronas afectadas en el Parkinson, y protege contra problemas de memoria derivados de una mala alimentación rica en grasas.

Nueces

Las nueces son ricas en ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados (las grasas funcionales que le gustan al cerebro para su funcionamiento). También son ricas en algunos minerales que se necesitan para la comunicación entre las neuronas, como el potasio, el calcio, el fósforo, el zinc.

Espinacas y otras verduras

Las espinacas contienen abundante vitamina A y folato (o vitamina B9), que son beneficiosos en la prevención del Alzheimer.  Las verduras naranjas (zanahoria, calabaza) también son ricas en vitamina A. También presenta vitamina E y vitamina C que son antioxidantes naturales que contribuyen a reducir el estrés oxidativo (residuos moleculares que hay que eliminar de las células) producido en el cerebro por su alta tasa de consumo de oxígeno.

Cúrcuma

La cúrcuma contiene curcumina o turmerona, un principio activo con excelentes efectos beneficiosos para el cerebro: es anti-inflamatorio, fomenta la regeneración neuronal, en un potente antioxidante y protege las neuronas en algunas enfermedades con el Alzheimer y Parkinson. ¿Cómo tomarlo? Puedes añadirlo en salsas, vinagretas, sopas, pastas, arroces e incluso incorporar una pizca en un té verde con limón.

Frutos del bosque

Los arándanos, fresas, frambuesas, grosellas, moras y, en general, los frutos del bosque de colores llamativos  son ricos en flavonoides (un tipo de polifenol), pigmentos con propiedades antioxidantes que ayudan a reducir el estrés oxidativo y proteger nuestras neuronas. También son anti-inflamatorios, y por lo tanto contribuyen a mejorar nuestra salud cerebral y mantener un cerebro joven.

Té verde (y alguna tacita de café)

El principal componente activo del té verde es el galato de epigalocatequina, un potente antioxidante que ayuda a eliminar los residuos tóxicos del estrés oxidativo producidos por la alta actividad neuronal. Además, algunos estudios han demostrado que los epigalatos actúan como agentes protectores de las neuronas frente a toxinas, en particular en enfermos de Parkinson. También parece que el té verde activa la vía “no amiloide” en un modelo de síndrome de Down, lo que sugeriría un efecto neuroprotector frente a la enfermedad de Alzheimer.

Respecto al café, la cafeína contribuye en dosis bajas (una taza al día) a proteger nuestras neuronas, sobre todo las dopaminérgicas que se afectan en Parkinson. ¡Pero es mejor tomarlo sin azúcar!

Chocolate negro (sin azúcar refinada)

El  chocolate negro contiene abundantes minerales esenciales para el correcto funcionamiento de las neuronas (potasio y fósforo en particular) pero donde radican sus buenas propiedades para el cerebro está en su capacidad para mejorar la circulación cerebral. Se ha demostrado científicamente que una dosis moderada de cacao al día contribuye a mantener tu cerebro saludable. Como las neuronas utilizan mucho oxígeno y glucosa que se transporta por la sangre, ello contribuiría a mantener en buen estado nuestras funciones cognitivas.

Granos de lino

Los granos de lino son muy ricos en ácidos grasos poliinsaturados que las neuronas necesitan para su actividad. Incluso si no te gusta el pescado, estos granos son un sustituto maravilloso como fuente de omega 3 y también de los precursores para producirlo. También contienen algunos minerales que las neuronas utilizan, como el potasio y el fósforo. ¡Importante! Recuerda machacarlos o molerlos, porque la cubierta de estos granos no es capaz de digerirse y perderíamos las propiedades de este grano maravilloso. Incorpóralo a sopas, ensaladas, zumos, salsas,… casi no tienen sabor, y tu cerebro te lo agradecerá.

Los frutos secos más saludables para el cerebro.

Los frutos secos han adquirido mayor popularidad con los nuevos tipos de dietas selectivas que eliminan en algunos casos parte de la proteína y grasas de origen animal, y que complementan en parte algunas de esas grasas por las que contienen estos frutos.

En este artículo se indican los que se consideran nutricionalmente más saludables para el cerebro.

La dieta rica en fibra mejora el ánimo.

El estrés crónico es una de los factores que induce depresión y deteriora la actividad intelectual en general. Pero además, las investigaciones neurocientíficas efectuadas sugieren la dieta adecuada es un factor que puede sin duda mejorar el estado de ánimo.

Maruca (pescado) con yuca.

La maruca (Molva molva) es un pescado que recuerda al bacalao pero es más barato. Es bajo en kilocalorías y contiene un cierto porcentaje de omega-3. En esta receta de inspiración caribeña se combina con yuca (con la que hace rima). La yuca es rica en fibra y en componentes que ayudan a digerir los carbohidratos. El conjunto resulta neurosaludable.

Analizar las tripas para saber cómo está la mente.

El análisis de los microorganismos del intestino para conocer diversos aspectos de la salud mental de las personas está de actualidad.
Se analizan tanto las bacterias que podrían estar en exceso en algunos problemas neuropatológicos como aquellas que podrían estar en bajos niveles.
El reto actual es dar con la clave de cuáles son los mejores perfiles microbianos para un cerebro saludable y anímicamente estable. El siguiente reto es dar con las mejores estrategias para poder reintroducirlos en las tripas para recuperar un equilibrio saludable.

No llenes el plato y mejorarás la memoria.

El ayuno y las dietas hipocalóricas son los mejores remedios para ralentizar el envejecimiento. Yo misma lo comprobé cuando trabajaba con la mosca de la fruta durante mi doctorado en Canadá. Si las moscas estaban con dieta restringida vivían casi el doble. No solo en la mosca de la fruta. La restricción calórica aumenta la esperanza de vida en muchos organismos, desde levaduras, gusanos, roedores y el ser humano también.

Jalea real para el cerebro.

La jalea real que produce la abeja reina tiene desde tiempos históricos una gran reputación como refuerzo del sistema inmune (las defensas) el vigor y la longevidad. Algunos estudios neurocientíficos sugieren que pudiera ser también una súper-molécula para el cerebro.

ALCACHOFAS AL HORNO CON AJOS TIERNOS, LANGOSTINOS Y JAMÓN

Los ajos tiernos son una fuente de fibra y de componentes antiinflamatorios y antioxidantes. Por su parte, las alcachofas son un alimento para mantener la microbiota intestinal en forma. Contienen además ácido abscísico que es un nutriente excelente para mejorar la salud cerebral y evitar la neuroinflamación.

GARBANZOS CON ALGAS DULSE.

Los garbanzos son ricos en carbohidratos de asimilación lenta, fibra, y minerales para todos los cerebros de tu cuerpo. Las algas dulse (Palmaria palmata) contienen ácidos grasos omega-3 y baja proporción de metales. Son además de textura delicada y con un sabor exquisito. No necesitas añadir sal.

Al cerebro le encanta la grasa.

El cerebro está lleno de grasa. Junto con el agua, es el componente más abundante. La necesita para desarrollarse y mantenerse, así como para la mayor parte de las funciones que desempeña. Por esa razón, el cerebro atesora la grasa, y esencialmente no la consume para obtener energía. La grasa del cerebro no se pierde cuando consumimos menos kilocalorías. Sin embargo, tan sólo la pérdida parcial de la grasa del cerebro como consecuencia de dietas bajas en grasa sería suficiente para reducir sus funciones vitales en el medio plazo.

Suscribe gratis a nuestro boletín electrónico

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y  actualizaciones

¡Exito!

Pin It on Pinterest

Share This