Categorías
Actualidad Come

Los frutos secos más saludables para el cerebro.

Los frutos secos han adquirido mayor popularidad con los nuevos tipos de dietas selectivas que eliminan en algunos casos parte de la proteína y grasas de origen animal, y que complementan en parte algunas de esas grasas por las que contienen estos frutos.

En este artículo se indican los que se consideran nutricionalmente más saludables para el cerebro.

Los frutos secos (nueces, almendras, etc) suelen gustar mucho. Además, son muy socorridos, porque pesan poco para llevarlos como tentempié y no necesitan conservarse en frío.

Los frutos secos han adquirido mayor popularidad con los nuevos tipos de dietas selectivas que eliminan en algunos casos parte de la proteína y grasas de origen animal, y que complementan en parte algunas de esas grasas por las que contienen estos frutos.

En este artículo se indican los que se consideran nutricionalmente más saludables para el cerebro.

Las bondades de los frutos secos

Los frutos secos en general son ricos en oligoelementos y precursores de aminoácidos que utilizan las neuronas para comunicar entre ellas. Por otra parte, suelen tener alto contenido en fibra, lo que contribuye a mantener saludables las bacterias del segundo cerebro (el intestino y la microbiota intestinal). Por añadidura, contienen ácidos grasos esenciales que contribuyen a incorporar al cerebro la grasa que necesita para las conexiones neuronales.

Un estudio de investigación que analizó numerosos datos sobre las bondades de estos frutos llegó a seleccionar la lista de los más saludables nutricionalmente. Uno de los efectos beneficiosos observados en su consumo es que son preventivos de riesgo de algunas enfermedades inflamatorias (incluidas las enfermedades del cerebro tipo alzhéimer o párkinson), reducen el estrés oxidativo que suele generar toxicidad neuronal y mejoran el equilibrio metabólico en proteínas y grasas saludables.

¿Cuáles son los seis mejores?

En el estudio de investigación se resaltaron los siguientes:

Almendras (10 g / día). Ricas en grasas monosaturadas, vitaminas, minerales, calcio, potasio y magnesio. También contienen vitamina E.

Nueces (25 g / día). Rica en ácidos grasos poliinsaturados que el cerebro utiliza en abundancia. También son ricas en fibra y antioxidantes naturales.

Pistachos (40 g / día). Son ricos en antioxidantes y mejoran el metabolismo de la glucosa. Por tanto, son favorables para la actividad cardiovascular y para reducir la resistencia a la insulina típica de la diabetes. Contienen además abundante potasio, fósforo y fibra.

Cacahuetes (46 g / día). Los cacahuetes son ricos en polifenoles y antioxidantes. También son ricos en proteínas. A pesar de ser ricos en grasas, no se ha observado en los estudios que generen un aumento de peso. Mejorar la proporción de proteínas, carbohidratos y grasas saludables.

Anacardos (35 g / día). Este fruto seco contiene abundantes microminerales, grasas monosaturadas y pueden reducir los niveles de colesterol en sangre. Su textura les permite poderse preparar en salsas y cremas.

Avellanas (35 g / día). Al igual que los anacardos, las avellanas pueden mejorar los niveles de colesterol en sangre en casos de hipercolesterolemia. Las avellanas contienen la mayor proporción de grasas monosaturadas frente a grasas saturadas.

Comer frutos secos no engorda

Los investigadores del estudio concluyen que, contrariamente a la creencia popular, los frutos secos son de alto contenido calórico pero no suelen generar un aumento de peso en los consumidores.

Hay que tener en cuenta que su alto contenido en fibra produce un efecto saciante que reduce el apetito en general. Son también estimuladores de la termogénesis, lo que estimularía el metabolismo.

¿Cómo consumirlos? Lo mejor es que sean tostados de manera natural, crudos u horneados. Se pueden incorporar a un sinfín de recetas como entrantes, sopas, cremas o platos principales.

¡Hay que tener especial cuidado en personas que puedan desarrollar alergias!

Aquí tienes algunas sugerencias muy sabrosas.

Empezar el día con un desayuno cerebral. Vínculo a la receta.

Pesto de aceitunas y almendras. Vínculo a la receta.

Bacalao al horno sobre salsa de almendras. Vínculo a la receta.

Veguispaguetis de remolacha con nueces, queso azul y hierbas aromáticas. Vínculo a la receta.

Mazamorra cordobesa. Vínculo a la receta.

4 respuestas a «Los frutos secos más saludables para el cerebro.»

Hola Raquel, vengo a felicitarte por este blog, la primera vez que lo veo y me encuentro con que tiene muchísima información de temas variados.
A partir de ahora me convertiré en un lector asiduo del mismo.
Besos!.

Hola Roberto. Muchas gracias por tu amable comentario y por interesarte por el blog. ¡Trabajito lleva! Pero considero que es una información muy necesaria con base científica y rigurosa.
También puedes encontrarme en facebook (cerebrometro), twitter (raquelmarineuro) y en el libro que publiqué “Dale vida a tu cerebro” que por cierto hoy está a 2,25 euros en versión kindle de amazon. ¡Información completa!
:))
Besos

Bueno días Raquel, mi más sincera enhorabuena por la formación y conocimientos adquiridos en esta disciplina. Mi reciente conocimiento sobre ti proviene de Kindle Unlimited, por donde me ha llegado tu libro Dale vida a tu cerebro; al comenzar a leerlo me he encontrado con tu página web y por ende tu blog, en el que quiero expresarte mi agradecimiento por lo que significa poner al alcance de todos nosotros información muy relevante para adquirir unos hábitos saludables para mejorar nuestra calidad de vida. Estoy convencido de que la lectura de tu libro/guía “Dale vida a tu cerebro” nos ayudará a ser más sensatos con nosotros mismos.
Muchísimas gracias y un fuerte abrazo.

Hola Sebastián.
Te agradezco enormemente tus comentarios. Supone desde luego un importante esfuerzo y trabajo divulgar las noticias tan complejas a la vez que fascinantes que están saliendo constantemente sobre la investigación del cerebro y los nuevos hallazgos sobre este órgano maravilloso. Pero lo hago con mucha ilusión y cariño, porque sé que es importante que todos conozcamos mejor nuestro cerebro y cómo cuidarlo.
Me alegro haberte aportado un pequeño grano de arena en la inmensidad del conocimiento del cerebro.
Un fuerte abrazo.
Raquel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *