Categorías
Actualidad Enfermo Siempre Joven

Síntomas tempranos de demencia. Cómo detectarlos

El cerebro no envejece como el resto del cuerpo. No tiene canas o arrugas, pero sí sentimos que con el progreso de la edad algunas capacidades mentales se ralentizan. Por ejemplo, la memoria en el corto plazo (la que nos permite recordar números de teléfono) se ve resentida. Eso no tiene nada de preocupante, ya que es parte de un proceso normal que incluso podemos mejorar con entrenamiento y con recursos alternativos.

El cerebro no envejece como el resto del cuerpo. No tiene canas o arrugas, pero sí sentimos que con el progreso de la edad algunas capacidades mentales se ralentizan. Por ejemplo, la memoria en el corto plazo (la que nos permite recordar números de teléfono) se ve resentida. Eso no tiene nada de preocupante, ya que es parte de un proceso normal que incluso podemos mejorar con entrenamiento y con recursos alternativos.

Sin embargo, muchas personas me preguntan qué síntomas pueden ser signos primarios que desencadenen en una enfermedad neurodegenerativa asociada a la edad (demencia). La demencia es un término genérico para describir los síntomas que afectan al razonamiento, la memoria y la actividad cognitiva como resultado del deterioro natural con la edad.

Algunos signos pueden ser significativos pero siempre requieren que se contrasten con un especialista. No todas las personas tenemos las mismas capacidades y habilidades todos los días, y nos vemos a veces muy influenciados por el estado emocional. Por consiguiente, hay que distinguir bien entre una sensación de aturdimiento como consecuencia de atravesar un periodo de estrés y nerviosismo, por ejemplo.

1.- Tener menos olfato. La pérdida de olfato (total o parcial) suele ser un síntoma temprano de alzheimer y parkinson.

2.- Lentitud al tomar decisiones. Aumento de las dificultades para tomar decisiones como por ejemplo planear un itinerario o decidir qué receta vas a hacer. También a la hora de seguir las indicaciones para preparar la receta o para seguir el itinerario adecuado cuando vas conduciendo.

3.- La memoria falla. Una persona con demencia tiene más dificultades a la hora de recordar información de cosas que ha aprendido recientemente, como fechas, nombres o lugares que ha visitado. Se les olvida la cita médica que tenían prevista o incluso se les puede olvidar apuntar la cita médica.

4.- Desorientarse fácilmente y perder la noción del tiempo. Las personas con demencia son proclives a desorientarse en lugares que visitan con frecuencia y olvidar incluso la razón por la que se encuentran en ese lugar. También presentan dificultades a la hora de analizar el paso del tiempo. Se les olvidan fechas importantes y a veces encuentran dificultades para distinguir el pasado y el futuro.

5.- Problema para expresarse y escribir. Se experimentan dificultades para entablar o participar en una conversación. Se les olvida lo que acaban de decir, se olvidan de palabras sencillas y la gramática empeora. También comenten más errores gramaticales y en los signos de puntuación. La escritura se vuelve más difícil de leer y comprender.

6.- Peor gestión de la visión. La información visual puede volverse dificultosa, por ejemplo, a la hora de calcular las distancias o las diferencias de colores. También la capacidad de lectura empeora y cuesta más entender lo que se está leyendo.

7.- Perder objetos. Suele ser frecuente que no recuerden dónde han colocado los objetos rutinarios y cotidianos (las llaves, el mando de la tele, el monedero, etc).

8.- Dificultad en las tareas domésticas. A veces pierden la capacidad de elaborar tareas sencillas como hacer una taza de té, encender la televisión, manejar el ordenador o llegar a casa de un familiar conocido.

9.- Tendencia al aislamiento. Suelen tener tendencia a aumentar sus temores y a sentirse más vulnerables. No muestran interés por relacionarse socialmente o no prestan atención a lo que dicen los demás. En consecuencia, se pueden volver más retraídos y con tendencia al aislamiento y a la melancolía. Como ya se ha comentado en otro artículo, los cuadros depresivos son la antesala del alzhéimer.

10.- Descuido del aseo personal. A veces estas personas presentan dificultades a la hora de tomar decisiones y reducen su capacidad de juicio y sensatez. Por ejemplo, a la hora de hacer compras, van a tener tendencia a comprar objetos inútiles, extravagantes o en excesiva cantidad. Por otra parte, pueden abandonar su aseo y decoro personal.

10.- Cambios en el carácter y el humor. Se experimentan cambios en el humor. A veces se convierten en ansiosos, irascibles, miedosos en exceso o depresivos. A veces pueden tener comportamientos inapropiados o desinhibidos en público.

La detección de estos síntomas antes de que se agudicen pueden ayudar a establecer tratamientos más eficaces para paliarlos. Por ello, visitar a un especialista si estos síntomas son recurrentes y empeoran puede ayudar a prevenir el deterioro creciente.

Por otra parte, no hay dos cerebros que envejezcan de la misma manera. Muchas pautas de vida que están en nuestras manos pueden contribuir enormemente a mantener el cerebro joven. En mi libro, Dale vida a tu cerebro (RocaEditorial) comentaba numerosos aspectos que ayudan a rejuvenecer el cerebro. ¡Consúltalas!

2 respuestas a «Síntomas tempranos de demencia. Cómo detectarlos»

Gracias por las interesantísimas publicaciones.
Tengo mucho interés en saber que tratamientos existen para prevenir o tratar la demencia.
Algunos profecionales me dicen que no hay tratamientos efectivos.

Hola Evangelina.
Gracias por tus amables comentarios y tu interés.
En el cerebro (sobre todo al envejecer) la mejor cura es la prevención.
Para empezar, el diagnóstico de demencia es complicado ya que los síntomas son comunes en varias enfermedades como alzhéimer, demencia fronto-temporal,demencia de cuerpos de Lewy, etc. y sin embargo todas ellas llevan tratamientosdistintos.Respecto al tratamiento, es cierto que la mayoría de los tipos de demenciano tienen cura, pero se pueden aliviar los síntomas con diversas pautas.Sobre la medicación, que alivia temporalmente los síntomas, las más comunes son los inhibidores de la colinesterasa para optimizar la memoria (donepezilo, galantamina, rivastigmia). También se utiliza la memantina para la memoria y aspectos cognitivos. En algunos casos se pueden recetar otros fármacos complementarios para el insomnio, depresión, alucinaciones o reguladores de la dopamina para los temblores del párkinson.
Otras estrategias tienen que ver con las pautas de vida que siempre comento en mis libros y charlas. Éstas pueden ser preventivas e incluso mejorar algunos de los síntomas:
Mejorar la comunicación y la sensación de afecto: frases cortas, sencillas,sin prisas, con cariño.
Fomentar el ejercicio físico.
Mejora cardiovascular y mejora en los síntomas de demencia y depresión.
Participar en actividades colectivas de ocio (pintura, baile, cocina,canto, etc).
Tener rutinas de preparación al sueño (evitar café, vino tinto y estimulantes en las horas previas, fomentar la siesta entre las 13-16 horas, generar un ambiente relajado, luces suaves, programas de televisión relajantes, etc).
Nutrición para el  cerebro. La dieta mediterránea es la más recomendable (rica en fibra, grasas esenciales, alimentos ricos en antioxidantes naturales y vitaminas B, E, C).

Otros aspectos que comento en mi libro “Pon en forma tu cerebro”: Visitar a los amigos, tener una mascota, ejercicio físico moderado de tipo anaeróbico (mejor con el asesoramiento de un profesional), musicoterapia, masoterapia, exergaming, etc.
Espero que esta información sea de utilidad.
Muchas gracias.
Saludos cordiales.
Raquel Marín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *