Categorías
Actualidad Siempre Joven

Una bacteria del intestino potencia la resistencia física.

Las propiedades y efectos de las bacterias del intestino no dejan de sorprendernos. Un nuevo estudio publicado en la Universidad de Harvard ha demostrado que hay algunas bacterias que potencian el rendimiento físico.

Las propiedades y efectos de las bacterias del intestino no dejan de sorprendernos. Un nuevo estudio publicado en la Universidad de Harvard ha demostrado que hay algunas bacterias que potencian el rendimiento físico.

En este vídeo que he publicado en mi canal youtube te lo explico muy brevemente. Para más información, puedes seguir leyendo el artículo.

Los microorganismos del intestino mejoran la salud cerebral

Los microorganismos intestinales (bacterias, hongos, virus y levaduras) nos acompañan toda la vida. Se calcula que por sí solos pueden llegar a pesar cerca de 2 kilos, lo cual es enorme para organismos que solo se ven al microscopio de muchos aumentos. Donde más abundan es en el intestino.

Una de los grandes hallazgos en neurociencia es la conexión de la microbiota intestinal y el cerebro. En muchas investigaciones a los que se inoculan en ratones los microorganismos procedentes de otros ratones o incluso de seres humanos con distintas patologías del cerebro (autismo, depresión, párkinson) se demuestra que los ratones acaban adquiriendo el comportamiento de la materia fecal del donador original. Por ejemplo, se desaniman si la materia fecal provenía de depresivos o adquieren temblores si era materia fecal de enfermos de párkinson.

Lo último ha sido inocular materia fecal de corredores de maratón en estos ratones. ¿Os imagináis el resultado?

Algunas bacterias aumentan al correr una maratón

En un nuevo estudio recientemente publicado en la Universidad de Harvard se analizaron los perfiles microbianos de 15 atletas tras correr la maratón de Boston. Observaron que algunos tipos de bacterias (denominadas Veillonella) aparecían más abundantes tras la carrera cuando se comparaban con los perfiles una semana antes y una semana después de la prueba.

Para comprobar si estas bacterias podían tener algún efecto sobre la condición física, se administró esta bacteria Veillonella en  ratones. A las pocas horas, los animales con el inóculo corrían 13% más que el resto, en comparación con inocular otras bacterias. Además, en otros análisis demostraron que estos ratones tenían menores marcadores de inflamación. Ello indicaría que esta bacteria podría ayudar a recuperarse mejor tras el ejercicio de alta resistencia.

¿Por qué esta bacteria y no otras? Los investigadores del estudio apuntan a que esta bacteria puede digerir el lactato, mientras que otras no lo hacen. El lactato es una molécula asociada a la fatiga durante el ejercicio. Se genera cuando el cuerpo utiliza glucosa para producir energía en condiciones de bajo oxígeno como por ejemplo durante un ejercicio continuado.

¿Bacterias intestinales para doparse?

Este estudio demuestra que el microbioma intestinal es un componente crítico del ejercicio físico. Sin embargo, todavía queda pendiente hacer ese mismo estudio en un mayor número de personas para comprobar si se reproducen los resultados.

Como comenta el profesor George Church, co-autor del estudio, de confirmarse en humanos se podría generar una cuestión difícil de resolver sobre los efectos de algunas bacterias del intestino al inocularlas antes de una prueba física de alto rendimiento.  Se podría inocular Vellonella o simplemente administrar propionato (fomenta la actividad de esta bacteria) para mejorar las pruebas atléticas.

No hace falta correr maratones para estar mejor de las tripas.

En otro estudio efectuado en la Universidad de Illinois (EE.UU.) se comprobó que efectuar una rutina de ejercicios vasculares entre 30-60 minutos 3 veces por semana durante 6 meses mejoraba la composición de la flora intestinal. En particular, se observaba un aumento de los ácidos grasos de cadena corta, especialmente el butirato. El butirato es capaz de mejorar la salud del intestino y fomentar el desarrollo de células sanas. También mejora las defensas del organismo. Por el contrario, cuando las personas retomaban la vida sedentaria sin ejercicio se observaba de nuevo un descenso en la producción de estos ácidos grasos.

Por tanto, hacer ejercicio físico no solo beneficia los músculos, el corazón y el ánimo sino que además mejora la salud del segundo cerebro de nuestro cuerpo.

4 respuestas a «Una bacteria del intestino potencia la resistencia física.»

Buenos dias, He leido que hay relacion entre la flora intestinal (algunas bacterias) y el parkinson, es cierto? Cuales serian y como podria obtener mas informacion . Tengo un amigo relativamente joven con esa enfermedad y me gustaria saber todo lo posible pues no le dan mas que dopamina y parches

Hola Leonor,
Saludos cordiales y gracias por escribir.
Efectivamente, muchos de los estudios apuntan a que el Párkinson esté muy relacionado con problemas intestinales.
Hay algunas bacterias que parecen encontrarse en niveles bajos o desequilibrados.
En este artículo que publiqué puedes conocer un poco más sobre el eje intestino-cerebro muy acusado en el Parkinson:
https://www.huffingtonpost.es/raquel-marin/la-caca-que-te-hace-inteligente_a_23581055/

Y en este, se hizo un estudio en la población sueca y se comprobó que extirpar el apéndice reducía el riesgo de Parkinson:
https://www.huffingtonpost.es/raquel-marin/extirpar-el-apendice-reduce-el-riesgo-de-parkinson_a_23594131/

En mi libro anterior (Dale vida a tu cerebro, que quizás conocerás) comentaba que los trasplantes fecales están teniendo cierto éxito en enfermos de Parkinson, si bien aun queda mucho por saber.
Por otra parte, un estudio muy reciente indica que las infecciones intestinales podrían ser una de las bases del desarrollo de esta patología.
Escribí un artículo en mi blog al respecto:
https://www.raquelmarin.net/actualidad/la-infeccion-gastrointestinal-es-causa-posible-de-parkinson/
Algunas bacterias que se han visto afectadas son de la fermentación láctica y otras variadas: Bifidobacteriaceae, Christensenellaceae, [Tissierellaceae], Lachnospiraceae, Lactobacillaceae, Pasteurellaceae, y Verrucomicrobiaceae.
A la mayoría les gustan los alimentos ricos en fibra (legumbres, verduras, frutas, frutos secos, cereales enteros), los alimentos fermentados (fermentación láctica por ejemplo de preferencia hechos en casa, como yogur, kéfir, kombucha, verduras fermentadas, miso, etc) y evitar la dieta occidental (rica en grasas saturadas, carnes rojas, muchos carbohidratos, poco pescado y alimentos ultraprocesados).
En general, para la salud cerebral la dieta ideal es la dieta mediterránea.

Por otra parte, que tu amigo haga lo posible por hacer ejercicio físico, sobre todo al aire libre y si puede que se meta a clases de baile (del baile que le guste, de preferencia bailes de salón en parejas). El ejercicio físico también mejora la flora intestinal y la coordinación motora.

Espero que esta información sea de utilidad.
Muchas gracias y espero que tu amigo consiga mejorar.
Saludos cordiales.
Raquel Marín

Sufro de terribles migrañas desde hace 40 años. comenzaron a los 15, ademas de presión alta en los últimos años y contractura cervical. el primer diagnostico fue el año pasado después de muchos estudios y una neuróloga me diagnostico un microinfarto cerebral en cada vaso del cerebro.

Hola. Muchas gracias por tu mensaje y por la información. Desde luego mucho de lo relacionado con las migrañas se asocia a variaciones locales en la presión sanguínea de los vasos. Teniendo en cuenta que el cerebro tiene una red vascular inmensa, este tipo de diagnósticos deben ser muy difíciles de efectuar.
En tu caso, no sé si sabías que un estudio reciente en personas con migrañas muy fuertes asocia los cuadros migrañosos a algunas bacterias del intestino que metabolizan los nitratos que se encuentran en muchos alimentos. Por ello, sería bueno evitar las carnes procesadas, chocolate, algunos tipos de vinos y en general alimentos ricos en nitratos cuando estás más sensible a que se desencadene una migraña. Los nitratos se usan como conservante en muchos alimentos procesados (embutidos, quesos y carnes en particular).
Espero que esta información sea de tu interés.
Saludos cordiales y mucho ánimo
Raquel Marín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *