Categorías
Come Siempre Joven

Una semana de dieta occidental es suficiente para empeorar la memoria

Lo que comemos tiene un impacto directo sobre el cerebro, tanto para lo bueno como para lo malo.
Un nuevo estudio efectuado con jóvenes voluntarios que siguieron la dieta occidental (alimentos ultraprocesados, comida rápida, bollería industrial, etc.) ha demostrado que tras 7 días tienen peores resultados en los tests de memoria.

Lo que comemos tiene un impacto directo sobre el cerebro, tanto para lo bueno como para lo malo.

Un nuevo estudio efectuado con jóvenes voluntarios que siguieron la dieta occidental (alimentos ultraprocesados, comida rápida, bollería industrial, etc.) ha demostrado que tras 7 días tienen peores resultados en los tests de memoria.

La comida basura afecta al cerebro

En estudios previos efectuados en animales de experimentación se había demostrado que la comida rápida rica en grasas saturadas y azúcares típica de la dieta occidental afecta al hipocampo. El hipocampo es una región del cerebro relacionada con la memoria y el control del apetito.

La manera en la que la dieta occidental afecta al hipocampo no está del todo clara, si bien se piensa que esta zona del cerebro debilita los recuerdos y la evocación de la comida cuando estamos saciados con un plato de legumbres. Sin embargo, esta sensación de saciedad no se efectúa de la misma manera frente a un pastel de crema por lo que el hipocampo es menos eficiente para decirnos “basta” frente a estos alimentos. En consecuencia, se tiene más tendencia a consumirlos sin saciarse y este tipo de comida resulta más atractiva.

1 semana de comida rápida y estaban más desmemoriados

En un nuevo estudio se reclutaron 110 estudiantes sanos de entre 20 y 23 años que normalmente seguían dietas saludables. A la mitad de estos jóvenes se les invitó a seguir una dieta occidental estricta durante 1 semana, mientras que la otra mitad se mantenía con sus pautas nutricionales normales. La dieta occidental consistía en alimentos procesados de la comida rápida ricos en grasas, azúcares refinados, como snacks, bollería de chocolate, gofres, pizzas, hamburguesas, refrescos, etc.

Al primer día del estudio, los voluntarios tomaron el desayuno en el laboratorio a base de cereales procesados de diversas marcas comerciales. Tras la ingesta, debían comentar sus gustos y apetencias. A los 7 días, se efectuó de nuevo el mismo desayuno y debían de nuevo comentar sus impresiones.

Un aspecto interesante es que tras 7 días de consumir comida rápida, los voluntarios encontraban esta dieta más atractiva y sabrosa. Tenían tendencia a consumir más comida y menos sensación de estar saciados.

En paralelo, los estudiantes efectuaron diversos tests de memoria y actividad intelectual. Los científicos constataron que cuanto más sabrosa encontraban esta dieta tras los 7 días de consumo, peores resultados obtenían en los tests cognitivos.

La dieta occidental te hace comer más de la cuenta

Los científicos del estudio comentan que estos estudiantes tenían más tendencia a consumir mayor cantidad de los alimentos procesados y con más apetito a medida que pasaban los días, lo que les hacía comer en exceso y aumentar el número de kilocalorías ingeridas.

Estos hallazgos sugieren que la dieta occidental reduce la capacidad de regular el apetito seguramente provocando alteraciones en el hipocampo. En consecuencia, se tiene tendencia a consumir más alimentos de la cuenta y se desequilibran los circuitos de saciedad del cerebro.

Por otra parte, en el largo plazo se sabe que la dieta occidental contribuye a la incidencia de obesidad y diabetes. Ambos aspectos están asociados con un aumento adicional del deterioro cognitivo y el riesgo de demencia senil al envejecer.

Por consiguiente, la comida rápida nos hace un flaco favor en el cerebro: Se puede perder memoria y se tiene tendencia a comer más de la cuenta, llenándonos de “kilocalorías vacías” que no nutren adecuadamente. En este blog encontrarás numerosas recetas cerebrales para tener el cerebro en buen estado mental y emocional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *